Cómo usar los cosméticos. Primera parte.

La limpieza facial básica diaria.

Comenzamos la serie de artículos en los que os explicaré cómo hay que aplicar los productos de belleza que tienes en casa. Y hoy os cuento como realizar bien una limpieza básica.

Empezamos por el principio. Si no tienes la cara limpia, todo lo demás no va a cumplir su función. Necesitamos un «lienzo blanco» para poder actuar, y la cara está expuesta más que ninguna otra parte de nuestro cuerpo a la polución, tocamientos con manos varios, lluvias, vientos y de todo. Y sólo con el agua no es suficiente. ¿Por qué? Por que el agua no arrastra la grasa que se queda en la superficie y que si no se retira, se aloja en los poros, los dilata y se oxida, convirtiéndose en puntos negros, comedones, granos y demás familia. Y no vale la excusa de que no te maquillas nunca. La piel a lo largo del día respira, suda, suelta grasilla…y es necesario que eso se retire por

Resultado de imagen de limpiar la cara
Es muy importante limpiar la piel

la noche como mínimo.

Comenzamos con el paso a paso de cómo usar una leche limpiadora y un tónico.

  1. Si tienes los ojos maquillados, empieza retirando el maquillaje con un disco de algodón impregnado en leche limpiadora.
  2. Pon la cantidad del tamaño de una nuez sobre la palma de la mano.
  3. Extiéndela con movimientos circulares por toda la cara, ojos y el cuello y trabájala de abajo hacia arriba.
  4. Sin retirarlo, mójate las yemas de los dedos y vuelve a hacer los mismos movimientos por todo el cuello y cara.
  5. Retíralo con una toalla de algodón. Si aún aparece suciedad, repite la operación.
  6. Rocía sobre tu rostro tónico adecuado para tu tipo de piel.

¿Veis que sencillo? Esto es adecuado para todo tipo de piel, pero si la tienes grasa o quieres realizar una limpieza más profunda, te recomiendo añadir a esta rutina el uso de un producto detergente o absorbente de la grasa. No te asustes, no consiste en meter la cabeza en el bote del jabón de lavadora o ponerte una esponja, si no de usar un jabon o crema que complete más aun la retirada de suciedad de la cara. ¿Y cómo se usa?

  1. Si es líquido, pon el tamaño de una nuez en la palma de la mano. Si es crema, con el tamaño de una avellana es suficiente.
  2. Echa un poco de agua para que salga la espuma y con movimientos circulares de abajo hacia arriba, extiéndela por toda la cara, evitando el contorno de los ojos. Si es pastilla, puedes frotarla con tus manos hasta que salga espuma o usar un cepillo suave. En cambio, si es crema, debes usarla mediante ligeras presiones por todo el rostro, como si de una esponja líquida se tratara.
  3. Retira los restos con una toalla mojada tíbia. Sin arrastrar, por favor, ten cuidado. Pasa la toalla las veces que sea necesario hasta que aparezca esta limpia de cuakquier resto.
  4. Seca la piel con suavidad con una toalla seca.
  5. Rocía tónico sobre tu piel.

Y con este paso ya habríamos acabado. Ahora es el momento de aplicarse la crema de día/noche o nada, segun tus necesidades.  A lo largo de estas os iré hablando sobre las mascarillas, peelings, serum…pero poco a poco, ok?

La próxima semana os explicaré como hay que aplicarse el contorno de ojos. Buen día a tod@s!!!

 

Compartir:
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.